¿Qué debemos hacer?

(Respuesta al articulo de “Outcast”)

(Umanità Nova, n. 185, Agosto 26, 1922)

“¿Qué debemos hacer?” es la pregunta que, unas veces más otras menos intensamente, siempre preocupa las mentes de todos aquellos que luchan por un ideal, y urgentemente vuelve en los momentos de crisis, cuando un fracaso, una desilusión, induce a reexaminar la táctica adoptada, criticar errores posibles y buscar el medio más eficaz. Comrade Outcast tiene razón al formar la pregunta nuevamente e invitar a los compañeros a pensar y decidir sobre que hacer.

Hoy nuestra situación es difícil, y aún terrible en algunas áreas. Sin embargo, él que fue anarquista, permanece anarquista después de todo; aunque nosotros hayamos sido debilitados por muchas derrotas, también hemos ganado una experiencia valuosa, que aumentará nuestra eficacia, si no sólo somos capaces de atesorarlo. Las defecciones ocurridas en nuestro lado, que son en realidad raras, nos ayudan después de todo, porque ellas nos libran de personas débiles y no fiables.

Entonces, ¿qué debemos hacer?

No voy a extenderme sobre los disturbios ocurridos en el extranjero en contra de la reacción italiana. Ciertamente, sólo podemos esperar beneficios de todo lo que ayude al proletariado del mundo para conocer las condiciones reales de Italia y de las increíbles infamias que se han cometido y se cometen por la policia burguesa, a fin de ahogar y destruir cualquier movimiento emancipador. Acabamos de leer acerca de una manifestación internacional de protesta contra el fascismo, que tuvo lugar en Nueva York el 18 del mes en curso – y estamos seguros de que nuestros amigos y aquellos que tienen un sentido de la libertad y  justicia harán todo lo posible en América , Inglaterra, Francia, España, etc.

Sin embargo, estamos interesados principalmente en lo que hay que hacer aquí, en Italia, porque esto es lo que se ha de hacer por nosotros. Aunque es bueno tener en cuenta todas las fuerzas auxiliares,  es muy importante no confiar demasiado en los demás, y buscar nuestro bienestar en nosotros mismos y nuestro propio trabajo.

En los últimos años hemos abordado los distintos partidos vanguardistas con miras a la acción conjunta, y siempre hemos sido decepcionados. ¿Por esta razón debemos aislarnos, o refugiarnos de contactos impuros y no movernos esperando a hacerlo sólo cuándo tengamos la fuerza necesaria y en nombre de nuestro programa completo?

Yo creo que no.

Dado que no podemos hacer la revolución por nosotros mismos, es decir, nuestras fuerzas no son suficientes para atraer y movilizar a las grandes masas necesarias para vencer, y ya, no importa cuánto tiempo se espera, las masas no pueden ser anarquistas antes de que la revolución haya comenzado, necesariamente seguiremos siendo una minoría relativamente pequeña hasta que podamos probar nuestras ideas en la práctica revolucionaria, al negar nuestra cooperación a otros y aplazar la acción hasta que seamos lo suficientemente fuertes como para actuar por nosotros mismos, prácticamente acabaremos fomentando la inactividad, a pesar de la palabras altisonantes y las intenciones radicales, se niega a empezar, con la excusa de llegar hasta el final con un gran salto.

Sé muy bien – si yo no no lo hubiera sabido desde hace tiempo lo hubiera aprendido recientemente – que los anarquistas son los únicos en querer la revolución para bien y tan pronto como sea posible, con excepción de algunos individuos y grupos que se mascan la disciplina de los partidos autoritario permanececiendo en ellos  con la esperanza de que sus dirigentes se resolverán algún día a ordenar una acción de carácter general. Sin embargo, también sé que a menudo las circunstancias son mas fuertes que la voluntad de los individuos, y un día u otro todos nuestros compañeros de diferentes partes tendrán que aventurarse a resolver la lucha final, si no quieren morir ignominiosamente como partidos y hacer un regalo a la monarquía de todas sus ideas, sus tradiciones, sus mejores sentimientos. Hoy podrían ser inducidos a esto por la necesidad de defender su libertad, sus bienes, su vida.

Por lo tanto, siempre debemos estar preparados para apoyar a quienes esten dispuestos a actuar, a pesar de que esto lleva consigo el riesgo de que más tarde nos encontremos solos y traicionados.

Pero al dar a otros nuestro apoyo, es decir, siempre tratando de utilizar las fuerzas a disposición de los demás, y aprovechando todas las oportunidades para la acción, siempre debemos ser nosotros mismos y tratar de estar en condiciones de hacer sentir y contar nuestra influencia, al menos, en proporción directa a nuestra fuerza.

Para ello es necesario que estemos de acuerdo entre nosotros y tratemos de coordinar y organizar nuestros esfuerzos de la manera más eficaz posible.

Dejemos que los demás malentiendan y calumnien nuestros objetivos, por razones que no queremos calificar. Todos los compañeros que quieren tomar en serio la acción deben juzgar lo que es mejor para ellos.

En este momento, como en cualquier momento de depresión y estancamiento, somos afectados por un recrudecimiento de tendencias demasiado sutiles; algunas personas disfrutan el debatir si somos un partido o un movimiento, si hemos de asociarnos en sindicatos o federaciones, y cientos de otras insignificancias similares; tal vez se escuchará una vez más que “los grupos no pueden tener un secretario, ni un cajero, pero tienen que confiar a un compañero que haga frente a la correspondencia de grupo y otro para guardar el dinero”.

Los hacedores de sutiles distinciones son capaces de cualquier cosa; pero deje a hombres prácticos ocuparse de la toma de medidas, y que aquellos tanto los de buena fe como los de mala fe por encima de todo, se cuezen en su propio jugo.

Permitid que todos puedan hacer lo que quieran, asociarse con quien quieran, pero dejad que actúen.

Ninguna persona de buena fe y sentido común puede negar que la actuación  con eficacia requiera el convenir, la unión, la organización.

Hoy la reacción tiende a sofocar cualquier movimiento público, y obviamente el movimiento tiende “a pasar a la clandestinidad”, como un ruso solía decir.

Estamos volviendo a la necesidad de una organización secreta, que está bien.

Sin embargo, una organización secreta no puede ser e incluir todo.

Tenemos que preservar y aumentar nuestro contacto con las masas, tenemos que buscar nuevos seguidores de propaganda tanto como sea posible, tenemos que mantener en el movimiento a todos los individuos aptos para las organizaciones secretas y los que lo pondrían en peligro por ser demasiado conocidos. No hay que olvidar que las personas más útiles para una organización secreta son aquellos cuyas creencias son desconocidos para los adversarios, y que puedan trabajar sin crear sospechas.

Por lo tanto, en mi opinión, nada de lo que existe debe ser deshechado. Por el contrario, se trata de añadir algo más, algo con tales características como para responder a las necesidades actuales.

Que nadie espere a que alguien más tome la iniciativa; deje a cada cual tomar las iniciativas que ellos consideran apropiadas en su lugar, en su ambiente, para luego intentar, con las precauciones previstas, unirse a iniciativas propias de otros, de modo de alcanzar el acuerdo general que es necesario para una acción válida..

Estamos en un momento de depresión, es cierto. Sin embargo, la historia se está moviendo rápido hoy en día: debemos prepararnos para los acontecimientos venideros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: